facebook

Noticias | Actualidad

Declaración FIPCA ante la desaparición del Ministerio de Culturas de Bolivia
16 de Junio de 2020

Declaración FIPCA ante la desaparición del Ministerio de Culturas de Bolivia

FIPCA recibe con extrema preocupación las noticias que llegan desde Bolivia en relación a la eliminación del Ministerio de Culturas y Turismo, pasando a quedar fundido en otro ministerio. El cine es, junto a otras manifestaciones que engloban la cultura de un país, un mecanismo social que beneficia y permite que la población boliviana tenga una vía, alcanzable para todos, de conocer y ampliar su cultura y conocimiento. Es el mecanismo idóneo para generar una conciencia autenticamente democrática

El cine es, junto a otras manifestaciones que engloban la cultura de un país, un mecanismo social que beneficia y permite que la población boliviana tenga una vía, alcanzable para todos, de conocer y ampliar su cultura y conocimiento. Es el mecanismo idóneo para generar una conciencia autenticamente democrática, llegando a cada rincón, y a cada boliviano.

Una nación que no produce y alienta su propia cultura, consume exclusivamente la ajena y con ello renuncia a ser libre e independiente y a su propia identidad.

Es por ello que la FIPCA rechaza los actos de eliminar el Ministerio de Cultura y con ello obstaculizar el normal funcionamiento de este ente que debería continuar rigiendo, con autonomía, todas las manifestaciones culturales. Desde FIPCA también invitamos al Gobierno Boliviano a que refuerce normas, regulaciones y mecanismos económicos y fiscales que impulsen, promuevan y fomenten el apoyo a la cinematografía de ese país como un elemento indispensable para salvaguardar y dar a conocer la diversidad cultural e identidad de nuestros países.

Como cineastas latinoamericanos comprometidos, estamos conscientes que la cinematografía comparte una doble condición: "la cultural, generadora de memoria, de comprensión de la razón de ser de los pueblos, de valores intangibles, y propiciadora inigualable de la difusión de identidades nacionales a través de imágenes que se transmiten sin frontera; y la industrial, de alta potencialidad económica cuando alcanza los niveles necesarios o deseables de inversión, de calidad técnica, de cantidad de productos terminados y de trascendencia de los mercados estrictamente locales para las producciones nacionales."

Uno de los caminos para alcanzar estos objetivos es precisamente la creación y consolidación de leyes cinematográficas como las que en fecha reciente aprobaron en Bolivia. Confiamos en que las autoridades bolivianas pasarán a implementar esta ley a la brevedad. Sin una posición firme que resguarde la soberanía en materia cultural, no podremos soñar con fomentar y mantener vivo al cine. Y debe reconocerse a esta industria no sólo sus valores culturales, su aporte a la identidad nacional y al elevamiento del nivel educacional, sino también su enorme potencial de desarrollo económico, las fuentes de trabajo que genera, y la capacidad que tiene de exportar la imagen de un país y de una sociedad. Por ello consideramos que no puede analizarse fríbolamente a la actividad cultural como una carga económica.

Por lo expuesto y en el convencimiento de la importancia que la cinematografía boliviana tiene en el conjunto de las expresiones audiovisuales de habla hispana, exhortamos a que los análisis y revisiones que realizan en las diferentes instancias de gobierno y toma de decisiones de Bolivia, conduzcan a mantener los logros alcanzados en estos últimos años y especialmente a continuar creando políticas y herramientas que fomenten, aún más, el desarrollo de la cinematografía y la cultura.

Nuestra Federación se compone por asociaciones de productores de dieciocho países iberoamericanos: Argentina; Bolivia; Brasil; Chile; Colombia; Cuba; Ecuador; España; Guatemala; México; Panamá; Paraguay; Perú; Puerto Rico; Portugal; República Dominicana; Uruguay y Venezuela, que nos han proporcionado en estos veintitrés años de creación y funcionamiento, una valiosa y variada experiencia de la producción y exhibición audiovisual de nuestros países así como de la efectiva eficacia que tiene contar con leyes de cine, incentivos fiscales entre muchos otros mecanismos que desde un Ministerio de Cultura pueden regularse y fomentarse.

Se adhieren a este comunicado, todas las asociaciones de productores audiovisuales miembros de FIPCA.

Presidencia FIPCA: Adrián Solar, Ignacio Rey, Nathalie Hendrickx Diego Ramírez, Gonzalo Elvira y Antonio A. López.



© COPYRIGHT 2013. FIPCA