COMUNICACIÓN

Noticias
Prensa
El Festival Internacional de Cine de San Sebastián 2014 y la República Dominicana
28 de Septiembre de 2014

El Festival Internacional de Cine de San Sebastián 2014 y la República Dominicana

Por Luis Arambilet


AEGRD/ADOCINE/FIPCA/EGEDA

ANTECEDENTES:


El Festival Internacional de Cine de San Sebastián, (o Donostiako Zinemaldia, en la lengua originaria vasca), está acreditado por la Federación Internacional de Asociaciones de Productores Cinematográficos (FIAPF, Paris, 1933), y es un singular punto de encuentro de la industria desde el año 1953. Con sus altas y sus bajas, hoy día este espacio es el certamen de cine más importante de España y en general de Iberoamérica. Es un festival de carácter competitivo categoría (A), junto a otros trece festivales mundiales, y ha sido anfitrión de los más importantes estrenos mundiales que identifican la cinematografía Iberoamericana y exalta sus personalidades.

El presupuesto asignado al Festival Internacional de Cine de San Sebastián, administrado por una sociedad pública, es de alrededor de 6 millones de euros por año, financiados por patrocinios privados y subvenciones que el Ayuntamiento de San Sebastián, la Diputación de Guipúzcoa, el Gobierno Vasco y el Ministerio de Cultura de España (a través del ICAA), que le asigna a partes iguales (un 25% cada uno). El Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA) asigna casi la mitad de su presupuesto total de apoyo (2.2 millones de euros) al Festival de San Sebastián, destinando los fondos restantes a otros 41 festivales operativos en las Comunidades Autónomas del Reino de España.

El Festival cuenta con varias secciones: Oficial, Nuevos Directores, Perlas, Zabaltegui, Horizontes Latinos, Made in Spain, Zinemira, así como retrospectivas fuera de concurso. Sus premios emblemáticos son la Concha de Oro y de Plata, así como Premios del Jurado a Cinematografía y Guión.

De manera paralela a lo anterior, y al margen de los encuentros sociales y profesionales de tipo esencialmente creativo, cultural y estético, se producen dos eventos importantes en el marco del festival. El primero es The Industry Club, donde el Festival pone a disposición de los profesionales de la industria cinematográfica, facilidades para el cierre de acuerdos de financiación y producción de películas, facilitando el contacto entre los profesionales del cine. Este espacio, cuya sede es el claustro del Museo de San Telmo, ofrece conexión a Internet, videoteca con cabinas, salas de proyección, salas de reuniones, expositores con información y módulos informativos.

El segundo es el Encuentro Internacional de Escuelas de Cine, un evento donde se produce un amplio intercambio de ideas y experiencias entre estudiantes de cine de Europa y América Latina.

EL FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE SAN SEBASTIAN Y LA REPÚBLICA DOMINICANA:

Este año la cinematografía dominicana no estuvo presente con propuestas en el festival, sino que la República Dominicana tuvo tres participaciones en las importantes actividades promovidas por The Industry Club, con la colaboración de DGCINE, EGEDA y FIPCA.

En consonancia con las percepciones vertidas en la Breve Crónica de Cannes 2014 (publicada en mayo 2014), se deben resaltar las virtudes del grupo administrativo y operativo de la DGCINE, bajo la estrecha tutela de su Directora General, Yvette Marichal, quien sin duda refleja una gran eficiencia, comedimiento en todas sus actuaciones públicas y un marcado código de ética, digno de encomio y reconocimiento.

Lo dicho hace ya seis meses en el Marché du Film de Cannes, tiene justa vigencia también en este artículo, pues es importante entender, que la nueva gestión estatal dominicana que toca a la Dirección General de Cine de la República Domincana, dentro de la perspectiva de negocio cultural, debe estar presente, con portafolios cinematográficos de calidad y variedad de géneros, en todos aquellos cónclaves en que se dan cita los que mueven la industria. Se debe incentivar la búsqueda de capitales frescos en Cannes y los territorios de Norteamérica, en Iberoamérica completa, Berlín, Moscú y Pekín, actuales centros económicos dominantes que vuelcan parte importante de sus recursos en la industria de entretenimiento, por ser de alta rentabilidad y prioridad de estratégica de Estado dentro de su política cultural.

Las propuestas fílmicas dominicanas deben permear mercados antes inimaginados, de manera que los esfuerzos de los productores y realizadores locales rindan verdaderos frutos y ello promueva nuestra idiosincrasia fuera de las fronteras nacionales. El criterio de propuestas dominicanas, sin dudas debe ser revisado y amplificado, las puestas en escena deben derivar de la teatralidad clásica hacia el lenguaje fluido cinematográfico. Las historias deben tener cierto grado de profundidad y despertar interés en un público educado, que de por sí ya tiene mucha oferta de calidad técnica y actoral, desde países con una tradición cinematográfica, a la que debemos aspirar y tratar de emular. Esos otros mercados cinematográficos de habla hispana, si bien hermanados por algunas características comunes, son nuestra competencia y debe ser una prioridad, lograr la misma altura de contenido y factura que ellos en sus propuestas.

Debemos arar y sembrar el camino que nos queda por delante con el propósito decomponer una industria cinematográfica responsable, ordenada y con un grado de factura cualitativa que valide con creces el generoso incentivo fiscal que otorga el Estado dominicano hasta el 2020. Una industria de cine dominicana que genere empleos calificados, que trascienda fronteras, con sello propio y denominación de origen, que los espectadores de todo el mundo perciban como una nueva tendencia a observar detenidamente y respeten por méritos propios nuestros planteamientos estéticos en todos los mercados. A cambio, una nueva generación de artistas, profesionales de la industria y nuestra propia economía, adquieren una nueva vía de desarrollo que se sostiene en sí misma, un vehículo ideal para transmitir ideas extraídas de la realidad o la ficción, plantear cuestiones y soluciones universales, e influir en la conciencia colectiva a través de historias que hagan homenaje a la vida misma. En esencia, de eso se trata el hacer cine.

THE INDUSTRY CLUB Y LA REPÚBLICA DOMINICANA:

Este año 2014, The Industry Club, nos ha cursado invitación a participar en el Foro de Co-Producción Europa-América Latina, para dar una visión particular de nuestro país en el contexto de nuestra producción cinematográfica, actualizada en términos cuantitativos y cualitativos, incentivos fiscales, dinámica y composición de la industria. La invitación del Festival se produce en consideración a las posiciones que ocupo como miembro del Consejo de Directores de EGEDA Dominicana , la Asociación de Escritores y Guionistas de la República Dominicana, ADOCINE, la Federación de Productores de Cine y Audiovisual (FIPCA) y los Premios Platino al Cine Iberoamericano.

Gracias al apoyo y la oportuna entrega de datos estadísticos, precisos, fiables y actualizados, por parte de nuestra Dirección General de Cine (DGCINE), la participación de República Dominicana pudo expresar, en igualdad de condiciones, su realidad cinematográfica junto a los representantes de Canadá, Brasil, Checoslovaquia y México.

Luego de un recuento de la historia de nuestra cinematografía desde el 1915 hasta la fecha, se hizo énfasis en los diferentes componentes de la cadena de valor de la industria de cine dominicano de hoy día. En lo anterior, se incluyó el impacto de la ley de cine108-10 en el desarrollo cultural, la promoción internacional de nuestros activos como nación y la oferta actualizada de servicios cinematográficos y capital humano capacitado que la DGCINE conserva, organizadamente, en sus registros de profesionales activos.

Lo anterior, se ha promovido en San Sebastián como parte de la estrategia de dinamización de empleos especializados que poco a poco expande la oferta de puestos de trabajo a nuestros talentos creativos y técnicos; unido lo anterior, a la atracción de capitales internacionales a la República Dominicana, por vía de coproducciones interpaíses y producciones fílmicas de capital neto internacional.

Como resultado de la presentación, el nutrido público asistente mostró extremo interés en la creación de sinergias con la República Dominicana y se concretaron seis visitas de compañías productoras de España y Canadá a nuestro país.

L.A.


San Sebastián, 28/9/2014



© COPYRIGHT 2013. FIPCA